NUEVA YORK Internacionales -  15 de noviembre 2013 - 12:43hs

NY: Alcalde electo debate si quedarse en Brooklyn

El alcalde electo de Nueva York, Bill de Blasio, deriva buena parte de su identidad política de su barrio de Park Slope, en Brooklyn, un bastión de la centroizquierda con filas de casas en calles arboladas que son muy diferentes de los cañones de vidrio y acero de Manhattan.

Ahora, de Blasio enfrenta una decisión crucial y llena de simbolismo: ¿Se queda en Park Slope cuando asuma la alcaldía el 1 de enero o se muda a la residencia oficial, la majestuosa Gracie Mansion en Manhattan?

Por ahora, de Blasio ha aplazado la decisión, diciendo que la tomará con su familia durante el feriado de Acción de Gracias, el 28 de noviembre. Pero la mayoría de sus vecinos en Park Slope, orgullosos de su ascenso y dudosos de que él pueda ser feliz en otro lugar, piensan que debe quedarse en el barrio donde ha vivido durante tanto tiempo.

"Ha sido bueno, ver sus carteles por todas partes", dijo Clara Hungr, una estudiante de 30 años que vive a una cuadra del alcalde electo. "Todo el mundo parece estar realmente entusiasmado. La gente siente que ha llegado nuestra hora".

Después de todo, de Blasio, que fue elegido este mes por abrumadora mayoría como el primer alcalde demócrata en una generación, anunció su candidatura frente a su modesta casa. Fue entrenador del equipo de béisbol de ligas infantiles en el que jugó su hijo en los terrenos del vecino Prospect Park. Y se tutea con los empleados de restaurantes y pizzerías del barrio.

Y quizás lo que es más importante, sus raíces en un distrito fuera de Manhattan alimentaron su campaña como alguien fuera del aparato político y conectado con aquellos que se sintieron olvidados por el alcalde saliente, el multimillonario Michael Bloomberg.

Mudarse a Manhattan no se ajusta bien a esa imagen populista, y quizás es por ello que de Blasio en semanas recientes ha revertido declaraciones que hizo durante la campaña en los que casi prácticamente se comprometió a vivir en Gracie Mansion, que ha estado vacía durante 12 años, ya que Bloomberg optó por vivir en su lujosa residencia.

"Hay gente que va a criticar cualquier cosa que él haga", dijo Bob Liff, un asesor demócrata que no trabajó en la campaña del alcalde electo. "Pero no pienso que mudarse de Park Slope dañaría su imagen demasiado. Él pudiera necesitar el espacio adicional de Gracie Mansion para reuniones nocturnas. La mayoría de la gente entenderá que, por encima de todo, es una decisión de la familia".

En esta nota: