Funcionarios de un zoológico de Israel descubrieron, casi por accidente, que esta pareja de pingüinos africanos está en realidad compuesta por dos hembras que construyeron juntas su nido.