Radicales, elemento impredecible en Ucrania

AP

Equipados con máscaras, cascos y protecciones en brazos y piernas, los activistas radicales son el elemento impredecible en las protestas de Ucrania al afirmar que están dispuestos a reanudar la violencia si persiste el estancamiento, en momentos en que da inicio del tercer mes de las manifestaciones.

Cuando las movilizaciones comenzaron en diciembre, atrajeron no sólo a decenas de miles de ucranianos, sino a numerosos funcionarios occidentales, y su proclamado propósito pacífico era parte integral de su reivindicación de legitimidad.

Publicidad

Sin embargo, a mediados de enero, la imagen de reuniones de gente tranquila pero con principios cambio abruptamente a escenas de inconformes que lanzaban piedras y bombas incendiarias contra la policía.

Los radicales dentro del gran movimiento de protesta desataron la violencia furiosos por las estrictas leyes contra las movilizaciones que puso en marcha el presidente Victor Yanukovych y al aumentar su impaciencia ante el fracaso de los manifestantes para concretar sus demandas.

Publicidad

En una clara muestra de su frustración, los radicales rociaron con un extintor al dirigente opositor Vitali Klitschko —campeón de boxeo de peso completo y gran estatura— cuando éste les solicitó que cejaran los enfrentamientos.

Una tregua precaria se estableció días después de la muerte de tres manifestantes, pero ante la ausencia de una perspectiva de concesiones del gobierno, los radicales han dicho que están dispuestos a reanudar la confrontación.

"Estamos dispuestos a una movilización nacional y a un bloqueo completo del distrito de gobierno. Ha terminado el tiempo para las conversaciones", declaró a The Associated Press Dmitry Jarosh, líder del grupo radical Pravy Sektor (Sector Derecha).

El grupo coopera un poco con los dirigentes de las protestas, pero a menudo tiene discrepancias con ellos.

Otro grupo radical, el Spilna Sprava (Causa Común), se rehúsa a cooperar con el principal sector de la oposición.

Klitschko y su colega en la oposición Arseniy Yatsenyuk visitaron el sábado Munich en busca del apoyo de las autoridades occidentales para los manifestantes.

En las primeras semanas de las manifestantes, diversas autoridades occidentales visitaron Ucrania e hicieron declaraciones en el principal escenario de las protestas. Sin embargo, desde el estallido de la violencia, disminuyeron las visitas.

Por su parte, Rusia al parecer aprovecha a los radicales para empañar a todo el movimiento de protesta.

El sábado, ante la conferencia internacional de seguridad efectuada en Munich, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, arremetió contra Occidente y lo acusó de incitar la "intensificación de la violencia" en las protestas.

"¿Por qué no se escuchan las condenas hacia aquellos que ocupan y retienen edificios de gobierno, que cometen incendios y queman a la policía, que utilizan lemas racistas, antisemitas y nazis", preguntó Lavrov.

Publicidad

Publicidad