BEIRUT Internacionales - 

Primer ministro libanés forma gabinete de unidad

El primer ministro libanés formó su gabinete tardíamente —más de 10 meses después de asumir el cargo— e incluyó un amplio rango de grupos políticos, después de serias divisiones entre ellos, principalmente por la guerra civil en Siria.

El gabinete de unidad nacional de Tammam Salam está conformado por 24 miembros y fue anunciado el sábado desde el palacio presidencial. Incluye a integrantes de una coalición respaldada por occidente y a políticos respaldados por el grupo radical Jezbolá, que apoya Irán.

Los temores de se extienda el conflicto en Siria al pequeño país vecino intensificaron la presión en las facciones rivales para hacer concesiones, facilitando el trabajo de Salam.

"Este es un gabinete de unidad que representa en este momento la mejor fórmula para Líbano con todos los retos políticos, en seguridad, económicos y sociales que enfrenta", dijo Salam a los reporteros poco después de anunciar su gobierno. "El gabinete de interés nacional se formó con el espíritu de unirse, no dividirse y juntarse, no desafiarse".

Salam dijo que el gabinete busca "fortalecer la seguridad y posición nacional ante todo tipo de terrorismo". Agregó que el gabinete también abordará el tema del casi millón de refugiados sirios que buscaron seguridad en Líbano, país que tiene unos 4 millones de habitantes.

No se prevé que el gabinete permanezca mucho tiempo en el cargo, porque el nuevo gobierno deberá formarse después de que los seis años de gobierno del presidente Michel Suleiman concluyan en mayo y se elija a un nuevo jefe de estado.

La guerra civil siria se ha desbordado a Líbano y ha dividido a su población, apoyando a grupos sirios rivales.

La coalición Marzo 14, respaldada por occidente, había manifestado que no participaría en ningún gobierno de unidad hasta que Jezbolá retirara a sus combatientes de Siria.

El mes pasado, el líder de la coalición y ex primer ministro Saad Hariri dijo que estaba listo para compartir el poder con el grupo extremista si eso ayudaba a superar la parálisis en la formación del gabinete. Jezbolá también cedió y retiró su amenaza de vetar el nuevo gabinete.