SIMFEROPOL Internacionales -  6 de marzo 2014 - 11:46hs

Referéndum en Crimea respecto a unirse a Rusia

Legisladores en Crimea agendaron para el 16 de marzo un referéndum sobre si se debe romper con Ucrania y unirse a Rusia, luego de votar el jueves de manera unánime a favor de la segunda opción.

"Ésta es nuestra respuesta al desorden y la anarquía en Kiev", dijo Serguei Shuvainikov, un miembro de la Legislatura local de Crimea. "Nosotros mismos decidiremos nuestro futuro".

El Parlamento de 100 escaños de Crimea, que goza de cierto grado de autonomía bajo la ley ucraniana actual, votó 78-0, con ocho abstenciones, a favor de realizar el referendo, y de unirse a Rusia. A los votantes locales se les dará la oportunidad de decidir si desean seguir siendo parte de Ucrania, pero incrementando los poderes locales.

No hubo una respuesta inmediata al referendo por parte del gobierno central ucraniano. El miércoles, el primer ministro ucraniano dijo a The Associated Press que Crimea seguiría siendo parte de Ucrania.

En Moscú, un miembro prominente del Parlamento ruso, Serguei Mironov, dijo que presentó una iniciativa de ley para simplificar el procedimiento para que Crimea se una a Rusia y que podría ser aprobada tan pronto como la próxima semana, reportó la agencia de noticias estatal ITAR-Tass.

El martes, el presidente Vladimir Putin señaló que Rusia no tenía intención de anexar Crimea, mientras que insistió en que sus residentes tenían el derecho de determinar el estatus de la región en un referéndum. Putin llamó a una reunión de su Consejo de Seguridad el jueves para discutir el asunto de Ucrania.

Ya se había agendado un referendo en Crimea para el 30 de marzo, pero la pregunta a los votantes era si su región debía gozar del estatus de "estado autónomo" dentro de Ucrania.

Anteriormente, el nuevo líder de Crimea dijo que fuerzas prorrusas con más de 11.000 elementos controlaban ahora todos los accesos a la península ubicada en el Mar Negro y habían sitiado todas las bases militares que no se habían rendido aún.

Occidente se ha sumado al nuevo gobierno de Ucrania en Kiev para exigir que Rusia retire sus fuerzas de Crimea, pero se ha reportado poco avance en este sentido después de un período intenso de actividad diplomática en París el miércoles en el que participaron el secretario estadounidense de Estado John Kerry y el canciller ruso Serguei Lavrov.

Líderes de la Unión Europea realizaban en Bruselas una reunión de emergencia para decidir qué tipo de sanciones pueden imponer a Rusia por sus acciones en Ucrania. Moscú ha amenazado con represalias si se aplica cualquier clase de sanción.

El primer ministro ucraniano Arseniy Yatseniuk, quien está en Bruselas para la reunión, dijo que Rusia continuaba concitando problemas.

"Pedimos a Rusia que responda si están listos para preservar la paz y estabilidad en Europa o (si) están listos para instigar otra provocación y otra tensión en nuestras relaciones bilaterales y multilaterales", dijo Yatseniuk.

En Simferopol, capital de Crimea, aproximadamente 50 personas se manifestaron la mañana del jueves afuera del Parlamento local ondeando banderas rusas y de Crimea. Entre los carteles que portaban había uno que decía "Rusia, defiéndenos del genocidio".

En esta nota: