Agencia Reuters

Una gigantesca tormenta de arena cubrió este martes la ciudad de Fénix, en Arizona. Una enorme nube de polvo que avanzaba a más de 72 kilómetros por hora, obligó a las autoridades a advertir a los ciudadanos que permanecieran en sus hogares. Los vuelos no se vieron afectados.