PUERTO PRÍNCIPE Internacionales -  4 de abril 2014 - 12:54hs

La reestructuración del Gobierno haitiano baja la tensión en un año electoral

La reestructuración del Gobierno haitiano permitirá, al menos por ahora, bajar la tensión política de los últimos meses en el país, que tiene en agenda celebrar en octubre próximo comicios parciales, pospuestos una y otra vez por la incapacidad de su liderazgo político en ponerse de acuerdo.

El primer ministro de la nación, Laurent Lamothe, anunció el miércoles una amplia reestructuración del gabinete que incluyó la designación de 10 nuevos ministros, como parte de los acuerdos arribados el 14 de marzo pasado entre la mayoría de los partidos políticos del país con la mediación de la Iglesia católica.

Lamothe indicó que esta reestructuración fue fruto de "largas negociaciones políticas" que duraron varios días.

Estos cambios fueron recomendados en el pacto político alcanzado en febrero y firmado en marzo entre el Gobierno, los legisladores y los partidos políticos tras meses de manifestaciones y de incertidumbre política por la carestía de la vida en el empobrecido país caribeño y el continuo aplazamiento de las elecciones legislativas y municipales.

Este acuerdo político y la nueva ley electoral, aprobada en noviembre pasado, allanan el camino para la celebración de los comicios parciales, muy demandados por la comunidad internacional, especialmente por Estados Unidos, quien ha pedido unas elecciones "libres, justas y transparentes".

Haití debía elegir hace dos años a diez senadores, 142 autoridades municipales y 570 asambleístas en todo el territorio nacional.

El país aplazó las elecciones parciales en medio de una crisis entre el Ejecutivo y el Legislativo sobre la conformación del tribunal electoral, a lo que más tarde se sumaron diferencias en cuanto a la ley electoral.

Además de la celebración de las elecciones el 26 de octubre próximo, las partes acordaron una eventual enmienda a la Constitución y la creación de un nuevo órgano electoral.

Pero el solo hecho de que el Gobierno y la clase política haitiana se hayan puesto de acuerdo representa un paso significativo en esta nación, que debe concentrarse en el plan de reconstrucción puesto en marcha tras el potente terremoto que en 2010 destruyó parte de su capital, Puerto Príncipe, y dejó unos 300.000 muertos.

Lamothe dijo ayer en su cuenta de Twitter que este Gobierno, que incluye también 10 nuevos secretarios de Estado, será de "apertura".

"Nuestro gobierno ha cumplido con todas las disposiciones del acuerdo, con el establecimiento de un gobierno de apertura", señaló el primer ministro haitiano, quien dio la bienvenida "a la inclusión de nuevas voces en nuestro Gabinete".

El funcionario manifestó que espera "trabajar juntos" con los nuevos funcionarios en beneficio del país, frecuentemente azotado por crisis políticas y catástrofes naturales.

Este es el quinto cambio significativo que acomete el Ejecutivo haitiano tras la llegada al Poder de Michel Martelly en mayo de 2011.

Entre las nuevas caras del Gobierno Martelly-Lamothe figura Duly Brutus, nuevo ministro de Asuntos Exteriores, quien se desempeñaba hasta ahora como embajador de Haití ante la Organización de Estados Americanos (OEA).

Asimismo, Marie Carmelle Jean-Marie, quien regresa al cargo de Economía y Finanzas, del que renunció el año pasado por razones que nunca fueron reveladas ni por ella ni por el Ejecutivo.

Lamothe ha dicho que el acuerdo "es un paso histórico y fundamental para el fortalecimiento de la democracia de Haití", y ha llamado a todos los sectores del país "a que apuesten por un Haití democrático y moderno, dejando atrás los vicios del pasado".

Haití parece encontrarse en un momento estelar de sus manejos interno e internacional, pues además de los convenios logrados en el diálogo nacional que impulsó la Iglesia católica, celebra negociaciones con el fronterizo República Dominicana para alcanzar acuerdos "históricos", como han afirmado líderes de ambos países, en varios puntos medulares, incluyendo en migración, trabajo, medioambiente, agricultura y turismo.

En esta nota: