CHILE Internacionales - 

Reforma educativa en Chile comenzará con educación primaria para pasar luego a universitaria

El gobierno chileno de Michelle Bachelet enviará en los próximos dos meses y medio varios proyectos para la reforma de la educación básica y se centrará en el segundo semestre en las reformas a la educación universitaria.

Según explicó el ministro de Educación de Chile, Nicolás Eyzaguirre, el ejecutivo presentará un proyecto de ley para terminar con el lucro en los colegios subvencionados, la selección de los alumnos -que discrimina y separa según origen socioeconómico- y el copago de las familias en escuelas subvencionadas.

Antes de los primeros 100 días de gobierno, se enviará otro proyecto de ley sobre educación parvularia, un sector "extremadamente desregularizado durante mucho tiempo" en una iniciativa que tratará de ampliar cobertura, fiscalizar y reforzar calidad, agregó Eyzaguirre.

En el mismo plazo, se creará la figura del interventor profesional, para que el Estado pueda actuar en casos de fraude, como los sufridos por alumnos de la Universidad del Mar, que fue cerrada por irregularidades y dejó a la deriva a miles de estudiantes.

En una etapa posterior, durante el segundo semestre de este año, se abordará la reforma universitaria, en un proyecto del que se conocen los fundamentos, pero según dijo el ministro "no la ingeniería de los detalles", lo que permite dialogar y recibir los aportes de las distintas partes implicadas.

"Si nosotros tuviéramos el plano y la ingeniería de detalles, no tendría ningún sentido dialogar, porque significaría que ya hemos decidido todo. El diálogo es precisamente el que nos permite ir generando mayor consenso y claridad respecto de cada uno de los detalles de la reforma", subrayó Eyzaguirre.

La Confederación de Estudiantes de Chile (Confech) afirmó tras reunirse con el ministro el pasado jueves, que a su juicio no existía un diseño detallado de la reforma educativa por parte del gobierno.

Dentro de la reforma universitaria se creará una forma de financiación basal, un sistema más exigente y efectivo de acreditación de las universidades y aseguramiento de la calidad, así como una Superintendencia de Educación Superior, con el poder efectivo para fiscalizar y acabar con el lucro.

De esta forma se garantiza que la gratuidad universitaria pueda ofrecerse al "al 70% de los más pobres" en los primeros cuatro años de reforma.

Eyzaguirre ha mantenido en apenas un mes más de treinta reuniones con todos los actores -estudiantes universitarios y de secundaria, profesores, padres, rectores- implicados en la ambiciosa reforma educativa, uno de los tres ejes del programa de la presidenta Michelle Bachelet.

"Lo primero que vamos a hacer es legislar para cambiar el paradigma, desde la educación entendida como un bien de consumo a un derecho social, donde la sociedad asegura a todos sus miembros recibirán lo mismo no importando su origen", afirmó Eyzaguirre.