LIBANO Internacionales -  15 de octubre 2014 - 08:40hs

Curdos sirios presionan a jóvenes para alistarse

Policías en las asediadas áreas gobernadas por curdos en Siria reunieron a cientos de hombres jóvenes para presionarles para que se unan al servicio militar, que hace poco se hizo obligatorio, dijeron activistas y funcionarios curdos.

La medida sin precedentes, criticada por grupos de derechos humanos, señala la desesperación de los curdos sirios mientras combaten los violentos ataques del grupo extremista Estado Islámico en Kobani, una ciudad cerca de la frontera con Turquía.

Más de 550 personas han sido asesinadas desde que el grupo comenzó su ofensiva contra la localidad curda a mediados de septiembre, y los combates han obligado a más de 200.000 personas a huir a Turquía.

Los extremistas controlan ahora un tercio de Kobani, acercándose a las posiciones de la principal milicia curda - las Unidades de Protección del Pueblo, o YPG.

En la mayoría de zonas curdas al este de Kobani, las fuerzas policiales de la etnia conocidas como Asayish empezaron el sábado a reunir a decenas de personas, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos con sede en Gran Bretaña, entregándolos a autoridades de defensa que los retienen en escuelas para prepararlos para el entrenamiento.

Mustafa Osso, miembro del Consejo Nacional Curdo, dijo que la policía estableció puntos de control y registró viviendas, añadiendo que hasta ahora detuvo a unos 700 hombres de menos de 30 años.

"Esto tiene una vinculación directa con lo que está pasando en Kobani", dijo Osso aludiendo a los temores curdos de ser superados por los insurgentes de Estado Islámico.

Se han registrado ataques mortales en zonas mayoritariamente curdas de las afueras de Kobani, aunque en la zona no ha habido combates.

El 6 de octubre, tres atentados suicidas que tenían como objetivo a fuerzas de seguridad en la zona de Hasakeh mataron a unas 30 personas, dijo el funcionario curdo Nawaf Khalil. Activistas han culpado a Estado Islámico por el ataque.

Osso se opone a las persecuciones y detenciones de jóvenes, diciendo que históricamente las fuerzas curdas se han nutrido de voluntarios, no de reclutas.

"Esto llevará a los jóvenes a emigrar", advirtió en una conversación telefónica desde Turquía.

Los curdos, aislados desde hace mucho tiempo en Siria, se aprovecharon del caos por la guerra civil en que está inmersa el país para establecer un territorio semiautónomo en el norte.

En noviembre, declararon su propia administración civil en las áreas bajo su control, divididas en regiones a las que llamaron Afrin, Kobani y Jazeera.

A mediados de julio, las autoridades curdas en Jazeera impusieron un servicio militar obligatorio de seis meses a hombres adultos para reforzar el cuerpo en su lucha contra los islamistas. Aunque la zona es de mayoría curda, las minorías árabe, armenia y cristiana que viven en la zona también tienen que cumplir con la orden.

Siete grupos de derechos humanos sirios condenaron las detenciones calificándolas de "arrestos arbitrarios". En un comunicado, dijeron que además de curdos, había una gran variedad de procedencias entre los afectados, incluyendo sirios, asirios, chadianos, árabes y armenios.

FUENTE: AP