AFP

Un joven camboyano de 18 años de bajos recursos, le convencieron para que vendiera un riñón por 3.000 dólares. Las autoridades sospechan que se trata de la punta del iceberg de un nuevo mercado para el tráfico de órganos en el sudeste asiático.