Etiopía Internacionales -  28 de octubre 2014 - 12:44hs

África necesita 5.000 asistentes contra el ébola

Los tres países del África occidental más afectados por el ébola necesitan más de 5.000 empleados de salud para combatir de forma efectiva la pandemia, afirmó el martes el presidente del Banco Mundial.

Jim Yong Kim expresó su preocupación por que pueda encontrarse a esos trabajadores pese al extendido miedo al virus. El presidente del Banco Mundial hizo estas declaraciones acompañado por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon y la presidenta de la Unión Africana, Nkosazana Dlamini-Zuma.

Ban dijo que la transmisión del virus sigue siendo más rápida que la respuesta de la comunidad internacional. También pidió a los 54 miembros de la Unión Africana que no impusieran restricciones a los viajes aéreos ni cerrasen sus fronteras debido al ébola.

"Necesitamos un flujo constante de trabajadores sanitarios de África hacia los tres países afectados. El jefe de la misión de la ONU para la respuesta de emergencia al ébola, David Nabarro, nos ha dicho que necesitamos al menos 5.000 trabajadores sanitarios desde fuera de la región", dijo Jim.

Añadió que "en este momento me preocupa mucho saber dónde hallaremos a esos trabajadores sanitarios. Ahora que el factor miedo escapa a todo control en tantos lugares, espero que los profesionales de la salud comprendan que cuando prestaron juramento como trabajadores de la salud, lo hicieron precisamente para épocas como ésta".

Por su parte, Dlamini-Zuma dijo que los estados de la Unión Africana prometieron enviar más de 2.000 trabajadores sanitarios al África occidental. La presidenta no detalló cuándo llegaría el personal.

"La enfermedad, que no es nueva en el mundo y sus manifestaciones en estos países nos ha tomado por sorpresa. Con la sabiduría de la retrospección, nuestras respuestas en todos los niveles —continental, global y nacional— fueron lentas, en ocasiones fueron reacciones instintivas que no siempre resultaron útiles", dijo Dlamini-Zuma.

Los países más afectados son Liberia, Sierra Leona y Guinea, en África occidental. Los muertos suman casi 5.000.

En esta nota: