MOSCÚ Internacionales -  30 de diciembre 2014 - 15:26hs

Miles protestan en Moscú tras arresto de crítico de Putin

La policía ingresó en la Plaza Roja después de que personas se congregaron el martes en protesta por la condena del crítico más destacado del Kremlin y su hermano, en una de las manifestaciones opositoras más audaces de los últimos años en Rusia.

La marcha no autorizada comenzó horas después de que Alexei Navalny, un activista contra la corrupción y destacado enemigo del presidente Vladimir Putin fue hallado culpable de fraude y se le dictó una sentencia suspendida de tres años y medio, pero su hermano fue enviado a prisión.

Las sentencias son ampliamente vistas como una venganza política por el papel de Navalny como destacada figura de la oposición.

Navalny, quien estaba bajo arresto domiciliario desde febrero, rompió los términos judiciales para acudir a la marcha y fue rodeado por la policía al acercarse al sitio de la protesta. La policía de Moscú dijo que lo llevarían de regreso a casa, pero esa aseveración no pudo confirmarse de forma independiente.

Los manifestantes congregados en la plaza coreaban "¡Nosotros somos el poder!" y "¡No podrán encarcelarnos a todos!".

La policía les pidió dispersarse y arrestó a algunos manifestantes.

Alexei Mayorov, un funcionario de seguridad de la alcaldía de Moscú, había advertido que cualquier intento por realizar una marcha sería obstaculizada rápidamente. La policía actuó de inmediato.

El provocador grupo de punk Pussy Riot difundió el martes un video de apoyo a la protesta, donde se ven a cuatro mujeres barriendo nieve en la plaza y luego montando sus escobas y volando como brujas sobre la muralla del Kremlin en símbolo de protesta.

Dos de las integrantes del grupo, Nadezhda Tolokonnikova y Maria Alekhina, pasaron casi dos años por organizar una protesta contra Putin en la principal catedral de Moscú en 2012 que ganó notoriedad mundial.

El veredicto del martes estaba programado para enero, pero la sesión en la corte se adelantó abruptamente a la víspera de Año Nuevo, el principal feriado en Rusia, en lo que muchos vieron como un intento por evitar las protestas. Las principales televisoras nacionales, controladas por el estado, se abstuvieron de reportar sobre el veredicto.

En esta nota: