EFE

Dejando de lado la crisis, tensión y violencia de los últimos meses, millones de personas en Bangladesh celebraron hoy la entrada del nuevo año bengalí, el Pohela Boishakh, su fiesta más desenfadada y auspiciosa, capaz de que hasta las líderes de los polos políticos antagónicos del país se feliciten.