CHILE Internacionales -  28 de julio 2015 - 17:43hs

Se hizo justicia, dice víctima de la dictadura en Chile

El rostro quemado de Carmen Quintana se ha vuelto un símbolo de las atrocidades cometidas por el régimen del dictador chileno Augusto Pinochet entre 1973 y 1990. Ahora, ella finalmente siente que se está haciendo justicia.

En una marcha el 2 de julio de 1986, soldados rociaron gasolina a Rodrigo Rojas y Quintana, entonces de 18 años, y les prendieron fuego. Rojas murió cuatro días después. Quintana se sometió a prolongados tratamientos para sanar las severas quemaduras.

Ahora, un juez en Chile presentó cargos contra siete ex miembros del ejército por el ataque, después de que otro soldado declaró como testigo sobre el caso, rompiendo un pacto de silencio de casi tres décadas.

El martes, Quintana rindió homenaje a Rojas colocando una foto en un memorial levantado en Santiago para el fallecido fotógrafo. Ella confía en que más chilenos saldrán a denunciar las violaciones a los derechos humanos cometidas por la dictadura.

FUENTE: AP