BEIRUT Internacionales -  22 de agosto 2015 - 18:34hs

Líbano: Choques entre policías y manifestantes en Beirut

La policía libanesa usó balas de goma, gas lacrimógeno y cañones de agua para dispersar a miles de manifestantes el sábado que protestaban contra la corrupción gubernamental y la disfunción política en medio de una crisis con la basura, y el sonido de disparos se escuchó en las calles hasta la noche.

La policía antimotines usó batones para rechazar el avance de los manifestantes en el centro de Beirut, mientras que otros tuvieron que ser cargados, abrumados por el gas lacrimógeno. La televisora privada LBC reportó que la policía atacó a uno de los miembros de su equipo.

"¡El pueblo quiere derrocar al régimen!", gritaban los manifestantes, un lema usado durante las protestas de la llamada Primavera Árabe que barrieron la región.

El portavoz de la Cruz Roja libanesa George Kattaneh dijo a The Associated Press que al menos 15 manifestantes fueron heridos, uno de ellos de gravedad. Agregó que la cifra seguramente aumentará, con las fuerzas de seguridad batallando con las protestas bien entrada la noche. La policía dijo que 35 de sus agentes fueron heridos cuando trataban de dispersar a varios manifestantes que trataban de ingresar a una zona de seguridad junto al Parlamento y al edificio del gobierno.

El sábado se registraron las mayores manifestaciones callejeras desde que la basura comenzó a acumularse en las calles luego que el principal basurero de la capital fue cerrado el mes pasado. Un grupo en internet que se llama a sí mismo "¡Ustedes apestan!" y otros grupos cívicos organizaron las marchas, llamando a los libaneses a sumárseles en una revuelta contra el corrupto sistema. Dijeron que planean quedarse en las calles en el centro de Beirut cerca de los edificios del gobierno.

"Queremos vivir en nuestro país", decía un cartel llevado por un manifestante. Otro decía. "Alguna basura NO debe ser reciclada", escrito encima de las fotos de políticos libaneses.

El gobierno no ha podido encontrar un sistema alternativo para lidiar con los desechos, en medio de una parálisis y disputas entre los políticos.

Algunos residentes han optado por quemar basura en las calles, lo que crea humos tóxicos sobre la ciudad. El Ministerio de Salud ha advertido de una catástrofe, mientras la gente sigue arrojando basura en valles, ríos y cerca del mar.

El Líbano tiene un sistema sectario de repartición de poder que garantiza la representación equitativa entre las principales sectas religiosas del país. Pero el sistema a menudo resulta en una completa parálisis del gobierno.

El pequeño país se las ha arreglado para sobrevivir la Primavera Árabe que derrocó dictadores en la región, la ofensiva del grupo Estado Islámico en Siria e Irak y los efectos de 1,2 millones de refugiados sirios en su economía.

Pero las disputas políticas han dejado al país sin presidente por más de un año. El Parlamento ha extendido su propio término dos veces y no ha sesionado porque los legisladores no han logrado ponerse de acuerdo sobre si es posible que sigan trabajando sin un presidente.

FUENTE: AP