Chile Internacionales -  9 de septiembre 2015 - 18:17hs

OIM denuncia la falta de liderazgo para resolver crisis migratoria global

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) denunció este miércoles la falta de liderazgo político para resolver la crisis migratoria global que afecta a una de cada siete personas en el mundo.

"No recuerdo ningún otro momento en el que hayamos vivido tantos desastres, conflictos y emergencias humanitarias en el que existiese tan poca diplomacia y negociaciones activas por parte de los distintos gobiernos", dijo hoy el director general de la OIM, William Lacy Swing.

En el marco de la apertura de la XV Conferencia Suramericana sobre Migraciones, celebrada este miércoles en Santiago de Chile, el representante de la organización echó en falta "relaciones de poder claras" que ayuden a mitigar la actual situación.

Según cifras proporcionadas por el experto en fenómenos migratorios, en el mundo hay 1.000 millones de migrantes, tanto nacionales como internacionales, una cifra que a su parecer tenderá a aumentar a medida que pasen los años y se incremente la población mundial.

Tanto la OIM como la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) hace tiempo que urgen a las autoridades a ejercer su liderazgo moral y político para adoptar misiones a largo plazo, explicó el representante.

"La tesis de la OIM es que la migración es inevitable, pues creemos que los desastres, los déficit demográficos, la revolución digital y los sueños de la gente no se van a acabar nunca", sostuvo el estadounidense, quien remarcó la necesidad de cambiar el discurso migratorio, prepararse para gestionar la diversidad y aprender a conjugar derechos soberanos con libertades individuales.

En su discurso inaugural Lacy Swing también hizo referencia a la actual crisis de refugiados que escapan de la guerra y el hambre y buscan refugio en Europa.

"Justo ahora los países están abriendo sus puertas para compartir responsabilidades. Ya que no han hecho muy buen trabajo para prevenir estos conflictos ni tampoco han hecho nada para solucionarlos, al menos reconocen que esta gente necesita ayuda", sostuvo el representante de la organización internacional.

El director general recordó que en el mundo existe un gran número de conflictos activos entre los que destacan la guerra de Siria, la violencia en la República Centroafricana o los conflictos en Libia, Yemen, Iraq o Afganistán, por lo que la comunidad internacional "no debería sorprenderse cuando mucha gente empieza a moverse hacia el norte por motivos de seguridad".

"Nuestra tesis es que ésta no es una crisis de migración concreta que deba ser resuelta sino una realidad humanitaria global que debe ser reconducida", aclaró.

Asimismo, Lacy Swing recordó a los asistentes la necesidad de transformar el "discurso tóxico" en torno al cual gira el tema migratorio, pues "las migraciones han sido históricamente positivas".

"Mi país (Estados Unidos) fue construido con las manos y las mentes de los migrantes. Debemos reconocer sus contribuciones", recalcó.

Además de reconocer los derechos humanos de los migrantes y entablar diálogos con los representantes políticos, el director del organismo internacional enfatizó la necesidad de crear un documento conjunto que ayude a los distintos gobiernos a tratar esta situación.

Para ello es "imprescindible" generar políticas basadas en evidencias y no en estereotipos, organizarse para gestionar la diversidad correctamente y aprender a conciliar los derechos soberanos con las libertades de los individuos.

"En base a estos tres principios estamos creando un marco común sobre gobernanza y migración que además de gobiernos comprometa a asociaciones, pues si una cosa tenemos clara es que esto no lo podemos hacer nosotros solos", sentenció.

El encuentro, que se prolongará hasta el próximo viernes, surgió de la necesidad de búsqueda de consensos de políticas migratorias en la región, a través de un espacio intergubernamental.

Representantes de gobiernos suramericanos, sociedad civil y organizaciones internacionales observadoras participan del proceso de consulta regional que, entre otros temas, está enfocado a discutir el plan suramericano de migraciones, la integración suramericana y el fortalecimiento de la gobernanza migratoria.