AFP

La policía alemana empezó este domingo a controlar su frontera con Austria y a impedir el paso a refugiados sirios que quieren entrar en el país, indicó un periodista de la AFP en un punto de paso en la localidad de Freilassing (sureste).

Los policías, que detenían a todos los coches y personas que iban a pie, detuvieron a tres sirios y les pidieron que se quedaran en la carretera a la espera de decidir su estatuto, explicó el periodista en este pueblo de la región alemana de Baviera, muy cercano a la ciudad austriaca de Salzburgo.

Publicidad

"Queremos ir a Alemania", dijo a la AFP uno de los tres sirios después de que la policía revisara sus documentos.

Para hacer frente a la llegada de decenas de miles de refugiados de los que dice no poder hacerse cargo, el gobierno alemán decidió este domingo reimplantar los controles en las fronteras, empezando por su frontera en Austria. La decisión suspende de facto el tratado de Schengen de libre circulación.

Publicidad

Publicidad

Publicidad