NABLUS Internacionales - 

Médico palestino quiere mejorar la sanidad en Cisjordania

Tras realizar el primer trasplante de corazón artificial exitoso en la historia de Cisjordania el mes pasado, el médico Saleem Haj-Yahia fue recibido con flores, globos y aplausos y recibió los elogios públicos del presidente palestino, Mahmud Abás.

El cardiólogo, formado en Gran Bretaña, se ha convertido en un habitual de los medios en su país natal y habla de ambiciosos planes para elevar el nivel de la infraestructura sanitaria palestina.

"Ya he hecho suficiente en Gran Bretaña y ahora es el momento de hacer algo en mi país para mi gente", dijo Haj-Yahia, de 47 años. "En Gran Bretaña no puedes tener un gran impacto porque el sistema funciona bien, mientras que aquí cualquier esfuerzo significativo puede marcar la diferencia".

El objetivo de Haj-Yahia requiere bastante más que el simple orgullo nacional. Busca aumentar la autosuficiencia médica palestina, y hacer que el sistema sea menos dependiente de Israel. Durante años, cualquier operación complicada o tratamiento sofisticado tenía que realizarse en hospitales israelíes, creando tanto una dependencia como un importante gasto para el ya de por sí arruinado gobierno palestino.

"La mayoría de los pacientes palestinos trasladados a Israel eran casos de dolencias cardíacas y cáncer que conseguimos reducir en gran medida", afirma Haj-Yahia desde su oficina en la universidad An-Najah, en la ciudad cisjordana de Nablus. "Algunos médicos palestinos de Nueva York, expertos en trasplante de médula, se nos unirán en un futuro próximo y estaremos en la primera línea mundial en este campo".

Desde que regresó a su país en 2014 para convertirse en decano de la escuela de medicina del hospital universitario An-Najah, Haj-Yahia se ha centrado en mejorar la capacidad del centro en lo relativo a tratamiento de cáncer y trasplante de órganos. Autoridades sanitarias locales señalan que su trabajo ya ofrece resultados tangibles.

Amera Hindi, responsable de la Unidad de Traslados Médicos del Ministerio de Salud palestino, dijo que la partida destinada al traslado de pacientes a Israel se redujo en un 30% el año pasado. Esto fue posible gracias al "desarrollo de servicios médicos en hospitales palestinos".

Los palestinos ven el incremento de la autosuficiencia de su servicio médico como el precursor de la autonomía en otros frentes y como una forma para preparase para la independencia en su lucha por la formación de un estado propio.

"Si tenemos éxito en la construcción del sistema, la medicina tendrá grandes avances", dijo Haj-Yahia. "Es nuestro deber construir el sistema con la nueva generación de médicos que se unen a nuestras universidades".

Haj-Yahia nació en una localidad árabe de Israel y logró su primera carrera médica en el prestigioso Technion, en la ciudad norteña de Haifa, antes obtener una educación superior en Gran Bretaña. Se formó en el Royal Brompton & Harefield Hospital de Londres, donde se especializó en trasplantes entre 2002 y 2009 y formó parte de un programa para desarrollar el corazón artificial y en otro de trasplante de pulmón.

Tras cuatro años como director del programa de trasplantes de corazón en Glasgow, en Escocia, decidió aceptar la oferta de An-Najah para volver a su país alegando que le brindó una rara oportunidad de generar cambio real.

En enero trasplantó un corazón artificial a un joven de 18 años que sufría una cardiopatía grave.

"Estaba al borde de la muerte y sin esta operación habría muerto en dos meses", dijo Haj-Yahia.

El paciente, Ahmad Sabareh, dice tener planes para asistir a la universidad pronto. "Hoy levanté pesas. Me estoy recuperando bien", explicó mientras veía la televisión desde su habitación de hospital. "Es una nueva vida (...) tengo mucho planes de futuro".

FUENTE: AP