AFP

Los presidentes de Armenia, Serge Sarkissian, y de Azerbaiyán, Ilham Aliev, acordaron este lunes un alto el fuego en la disputada región de Nagorno Karabaj y decidieron retomar las negociaciones, en punto muerto desde hace años.

Tras reunirse el lunes en Viena bajo los auspicios de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), los dos presidentes afirmaron en un comunicado conjunto "su compromiso para un alto el fuego y una solución pacífica al conflicto", que en abril provocó violentos combates. También se emplazaron a reunirse de nuevo en junio para retomar las negociaciones.

Publicidad

"Los presidentes acordaron una próxima ronda de negociaciones, que tendrá lugar en junio en un lugar todavía por definir de común acuerdo para retomar las negociaciones sobre una solución global" del litigio, indica el comunicado.

Los dos países también acordaron poner en marcha un mecanismo de observación sobre el alto el fuego, supervisado por la OSCE, así como volver a intercambiar información sobre las personas desaparecidas por el conflicto.

Publicidad

Los presidentes de Armenia y de Azerbaiyán se habían reunido el lunes por la noche en un hotel de Viena en presencia del ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov, del secretario de Estado norteamericano John Kerry, y del secretario de Estado francés de Asuntos Europeos Harlem Désir.

Los dos jefes de Estado no se habían reunido desde que el conflicto en Karabaj, que dura desde hace más de 20 años, se reanudó en abril y dejó al menos 110 muertos, tanto civiles como militares, de estas dos exrepúblicas soviéticas del sur del Cáucaso.

Los combates de abril fueron los más graves desde el primer alto el fuego acordado en 1994, tras una guerra que dejó 30.000 muertos y centenares de miles de refugiados, principalmente azeríes.

El origen de este conflicto se remonta a varios siglos, y cristalizó durante la época soviética, cuando Moscú atribuyó este territorio mayoritariamente armenio a la república de Azerbaiyán.

Años después, los separatistas armenios se hicieron con el control de esta región tras una guerra entre 1988 y 1994. Pese a la tregua cerrada ese año, la línea de demarcación es escenario frecuente de combates.

El conflicto tiene lugar además en una región del Cáucaso estratégica para el transporte de hidrocarburos, cercana a Irán, Turquía y a las puertas de Oriente Medio.

smk/mf/tjc-pc

Publicidad

Publicidad