EFE

Al alcance de unas monedas y de la misma manera en que se adquiere una soda, galletas o golosinas, una persona hambrienta de lectura puede comprar un libro de autores clásicos en una máquina expendedora en el Centro Histórico de la Ciudad de México.