EFE

Entre arrozales y cocoteros, la estupa de Kraing Ta Chan aparece al final de un pequeño camino de tierra en Camboya y revela cientos de cráneos y otros huesos que llevan escrita la historia del genocidio camboyano.