AFP

El gobierno brasileño espera restaurar la paz en el amotinado penal de Alcaçuz después de concretar el traslado de más de 200 internos pertenecientes a una de las facciones enfrentadas en ese centro, escenario de una masacre que dejó 26 muertos.