AP

Las autoridades en Madagascar estaban teniendo problemas para contener un brote de peste que ha matado a dos docenas de personas desde el mes pasado.

Entre los muertos había un entrenador de baloncesto de las Seychelles que participaba en un torneo en la capital de Madagascar, Antananarivo.

Publicidad

El gobierno prohibió los conciertos y otras grandes aglomeraciones en la capital e inició una campaña para desinfectar aulas escolares en la ciudad, instando a los alumnos a quedarse en casa los próximos días. Mucha gente se ha comprado mascarillas y otros suministros en farmacias, planteando el temor a un desabastecimiento de medicamentos.

Al menos 114 personas han sido infectadas, según la Organización Mundial de la Salud, y a diferencia de otros brotes de peste en la isla, el actual está afectando a zonas urbanas. La OMS indicó que enviaría más personal y suministros, incluyendo antibióticos, a Madagascar.

Publicidad

Publicidad

Publicidad