EFE

California es formalmente un "estado santuario" para los inmigrantes, sin importar su condición legal, con la entrada en vigor a partir de hoy de una ley que de paso consolida la abierta confrontación que mantiene con el presidente de EE.UU., Donald Trump.