RÍO DE JANEIRO Internacionales - 

Asesinato de concejal de Río pone al ejército en el foco

Una popular concejal de Río de Janeiro fue asesinada de cuatro disparos en la cabeza, informó la policía el jueves, un crimen descarado que conmocionó a Brasil y planteó dudas sobre la efectividad de la seguridad pública en la ciudad, a cargo de las fuerzas militares desde hace un mes.

Un funcionario de la policía dijo a The Associated Press el jueves que Marielle Franco, de 38 años, fue baleada el miércoles en la noche por personas que sabían exactamente dónde estaba sentada dado que su vehículo tenía las ventanas polarizadas.

La fuente aceptó revelar detalles del atentado a condición de guardar el anonimato porque no estaba autorizada a hacer declaraciones sobre el caso de manera pública. Hasta el momento no hay detenidos.

Durante el ataque en el barrio de Estacio de Sa, en Río de Janeiro, murió el conductor Anderson Pedro Gomes, mientras que la jefa de prensa de Franco, Fernanda Chaves, resultó herida. El ataque sucedió después de que Franco participara en un evento enfocado en el empoderamiento de las jóvenes negras.

Elegida en 2016, Franco fue integrante del izquierdista Partido Socialismo y Libertad, conocido por su trabajo social en favelas _comunidades pobres y marginadas_ y sus críticas contra la violencia policial, que afecta desproporcionadamente a los residentes negros.

Justo el fin de semana pasado, Franco, que era de raza negra, se lamentaba en las redes sociales de lo que ella alegaba que fueron asesinatos policiales recientes.

"Otro homicidio de un joven que podría ser atribuido a la policía. Matheus Melo salía de la iglesia cuando fue asesinado ¿Cuántos más tendrán que morir para que termine esta guerra?", escribió en su último mensaje en Twitter.

El jueves se organizaron varias protestas en ciudades grandes. El partido de Franco convocó a una marcha para el viernes, en protesta por la violencia en Río de Janeiro.

El jueves por la mañana, cuando se difundió la noticia del atentado, varios miles de personas se reunieron frente al ayuntamiento de Río de Janeiro. Por la tarde, miles de personas presenciaron el paso de los ataúdes hacia un funeral privado.

Organizaciones de derechos humanos y la ONU también ofrecieron sus condolencias y exigieron investigaciones transparentes.

El asesinato ocurrió justo un mes después de que el poco popular presidente Michel Temer, adversario político de Franco, puso la seguridad pública a cargo de las fuerzas militares, debido a un aumento en la violencia.

Temer calificó el asesinato de "acto de cobardía". Los expresidentes Fernando Henrique Cardoso, Luiz Inacio Lula da Silva y Dilma Rousseff también dieron sus condolencias a los familiares de Franco.

La llamada intervención militar es polémica porque ha puesto a miles de soldados en las calles, pero _al menos hasta ahora_ no parece haber tenido impacto. También está siendo criticada porque los generales no parecen tener intención de atacar los principales componentes de la violencia: una corrupción policial endémica y tácticas torpes.

Franco era experta en violencia policial y con frecuencia criticaba a las autoridades por su manejo de la seguridad pública. El sábado acusó a agentes de ser excesivamente agresivos a la hora de registrar a los residentes de favelas controladas por pandillas.

___

Savarese reportó desde Sao Paulo.

___

Peter Prengaman está en: https://twitter.com/peterprengaman

Mauricio Savarese: está en: https://twitter.com/MSavarese

FUENTE: AP