BEIRUT Internacionales -  6 de mayo 2018 - 10:43hs

Líbano celebra 1ras elecciones parlamentarias en 9 años

Los centros de votación abrieron sus puertas el domingo en Líbano para las primeras elecciones parlamentarias del país en nueve años. Los electores participaron desde primera hora en unos comicios que suponen una feroz batalla entre grupos rivales respaldados por potencias regionales e internacionales.

La votación se celebra en medio de fuertes medidas de seguridad, con la policía y el ejército desplegados cerca de los centros de votación y en las principales intersecciones. La campaña electoral fue tensa ya que cada bando movilizó a sus seguidores y en algunas zonas se registraron peleas y balaceras en las últimas semanas.

El principal duelo enfrentará a la coalición liderada por el primer ministro, Saad Hariri, respaldada por Occidente, y el grupo insurgente Jezbolá, apoyado por Irán. La cita electoral es también un reflejo de las tensiones entre Arabia Saudí, una potencia suní, y Teherán, que respaldan a grupos contrarios.

Estas son las primeras elecciones desde que estalló la guerra en la vecina Siria en 2011. Jezbolá ha enviado a miles de combatientes a luchar del lado de las fuerzas del presidente Bashar Assad, una medida que ha sido muy criticada por muchos libaneses, en su mayoría musulmanes suníes y cristianos que consideran que el grupo está arrastrando al país a conflictos regionales.

El mandato del parlamento libanés debía terminar en 2013, pero los legisladores aprobaron varias ampliaciones desde entonces alegando motivos de seguridad ligados al conflicto civil sirio. Los libaneses que apoyan a bandos contrarios en la guerra se han enfrentado en varias ocasiones, y extremistas suníes perpetraron varios atentados.

Los problemas en Siria provocaron la llegada de más de un millón de refugiados a Líbano, lo que generó problemas en su economía y en su infraestructura.

Unos 3,6 millones de libaneses están llamados a las urnas y los primeros resultados se esperan para poco después del cierre de la votación a las 19:00 horas (1600 GMT). Alrededor de 586 candidatos, entre los que hay 86 mujeres, se disputan los 128 escaños del parlamento, dividido a partes iguales entre musulmanes y cristianos.

La votación se regirá por la nueva ley electoral basada en la representación proporcional, que se empleará por primera vez desde la independencia del país en 1943. Los electores elegirán una lista de aliados y señalarán a su candidato de entre ellos.

En el pasado, la boleta ganadora recibía todos los escaños asignados al distrito electoral en cuestión.

Se espera que Jezbolá y sus aliados logren más escaños y que Hariri pierda varios diputados. Algunos de sus partidarios suníes consideran que el primer ministro es demasiado blando con el grupo insurgente. El multimillonario empresario también enfrenta críticas por el despido de decenas de trabajadores de sus empresas en Líbano y Arabia Saudí.

Sin embargo, es probable que Hariri sea nombrado para formar un gobierno de unidad nacional tras la votación. Los bandos rivales difícilmente pueden gobernar de forma efectiva sin el otro, y se espera que creen el gobierno de unidad que ya existe y que incluye a Jezbolá.

La votación se produce una semana después de que los libaneses que viven en el extranjero votasen en 39 países por primera vez en la historia.