El conservador Partido Demócrata Esloveno (SDS) del exprimer ministro Janez Jansa. Foto/EFE

EFE

El conservador Partido Demócrata Esloveno (SDS) del exprimer ministro Janez Jansa es el claro favorito para ganar mañana en las elecciones legislativas de Eslovenia con una campaña contra la inmigración.

Los conservadores han defendido en la campaña una política de corte nacionalista y contraria a la llegada de extranjeros similar a la que sostiene el primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, que asistió a dos de sus mítines.

Publicidad

Estas elecciones serán las octavas desde la independencia (1991) de la pequeña república ex yugoslava de dos millones de habitantes, que desde 2004 forma parte de la Unión Europea y desde 2007 tiene el euro como moneda.

Los comicios se celebran una semana antes respecto a la fecha regular, un ligero adelanto que se debe a la dimisión del primer ministro, el liberal Miro Cerar, en marzo, debido a divergencias dentro de la coalición de Gobierno.

Publicidad

Según los sondeos, el Partido del Centro Moderno (SMC) de Cerar puede lograr ahora solo un 10 % de votos, cuando en 2014 obtuvo casi el 35 % de los apoyos.

Los socios de coalición en el Ejecutivo tampoco tendrían grandes resultados: a los SocialDemócratas (SD) las encuestan les dan un 10% de los votos, y al Partido de los Jubilados(DeSUS) un 6%.

Por el contrario, el conservador SDS de Jansa obtendrá entre el 25% y el 30% de los votos, y su principal oponente será la Lista de Marjan Sarec (LMS), un popular actor y humorista metido a político que podría obtener en torno al 15 % de los votos, según las proyecciones.

Sarec, de 40 años, un antiguo humorista que desde 2010 es alcalde de la pequeña ciudad de Kamnik y se presenta como político del centro, tuvo el año pasado el 47 % de votos en las elecciones presidenciales.

En caso de confirmarse la victoria que anuncian los sondeos, el principal problema de los conservadores liderados por Jansa, de 59 años, y jefe de Gobierno en 2004-2008 y en 2012-2013, es que no pueden gobernar en solitario y apenas tienen socios.

Solo un potencial partido parlamentario, la conservadora Nueva Eslovenia (NSi), le ha ofrecido su apoyo, que sería insuficiente para formar una mayoría de gobierno.

El auge de Jansa y su SDS se atribuye a su populista campaña antimigratoria en un país por el que transitaron cientos de miles de personas en los meses finales de 2015 y comienzos de 2016 en su camino a Europa Occidental.

La cifra de refugiados que decidieron pedir asilo en Eslovenia fue mínima (277 en 2015, 1.308 en 2016 y 1.476 en 2017) y la mayoría de las solicitudes se denegaron.

A excepción del NSi, los demás partidos parlamentarios han calificado su política de radical, nacionalista y populista y han descartado colaborar con él.

Un 20 % de los alrededor de 1,7 millones de electores eslovenos que mañana deben elegir a los 90 diputados del nuevo Parlamento se han mostrado indecisos, según las encuestas.

Publicidad

Publicidad