AFP

Jhonatan Clark camina boquiabierto por el mar de escombros en el que se convirtió su casa en Paradise, un pueblo californiano arrasado por el fuego. Pero los daños materiales no le preocupan, sino poder encontrar a su hermano, su cuñada y su sobrino de seis años, de quienes no ha tenido noticias.