AFP

Desde la antigua ciudadela, Ridvan Ayhan observa con el ceño fruncido el río Tigris, el mismo que antaño brindaba soporte a su pueblo y ahora lo inundará.