México: un herido por enfrentamiento cerca de reserva marina

AP

El presidente de México lamentó el viernes un enfrentamiento entre pescadores y elementos de la Marina que intentaban evitar la pesca ilegal que ha llevado a la vaquita marina al borde de la extinción.

La Marina mexicana informó que un pescador fue baleado cuando el rifle de un elemento se disparó accidentalmente, y los pescadores dicen que al menos dos personas resultaron levemente heridas en las protestas que siguieron el jueves.

Publicidad

Ha sido el mayor número de víctimas en una confrontación entre ambientalistas y los pescadores molestos por la suspensión de apoyo financiero del gobierno, cuya intención era compensar los ingresos perdidos debido a la prohibición total de redes agalleras para la pesca.

“Ayer desgraciadamente se presentó, se dio un enfrentamiento. Lo lamento mucho”, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador, y agregó que durante varios días ha discutido la situación en el Golfo de California con altos funcionarios.

Publicidad

Los pescadores de la comunidad de San Felipe colocan redes ilegales para la pesca del totoaba, cuya vejiga natatoria se considera un manjar en China. En las redes también se enredan las vaquitas marinas, las pequeñas marsopas que viven en el Golfo de California — también conocido como el Mar de Cortés — de las cuales se presume sólo sobreviven unos 10 ejemplares.

La única fuerza que protege efectivamente a las vaquitas marinas son dos embarcaciones operadas por el grupo ambientalista Sea Shepherd, que a diario sale a recolectar las redes ilegales.

Como las redes cuestan aproximadamente 3.000 dólares cada una, en meses recientes los pescadores han lanzado ataques contra los buques más grandes de Sea Shepherd para intentar alejarlos o recuperar sus redes.

Dado que la Marina de México ha optado por evitar confrontaciones, los pescadores se han vuelto más osados.

Ese fue el escenario del enfrentamiento del jueves, que básicamente comenzó cuando un bote de pesca ilegal intentó recuperar su red del barco “Sharpie”, de Sea Shepherd.

La embarcación Sharpie “fue agredida por pescadores de una embarcación que intentaban recuperar artes de pesca prohibida”, según un comunicado de la Marina. “Después de recuperar sus redes, la embarcación pesquera se dio a la fuga con rumbo a San Felipe, Baja California”.

Una embarcación de la Marina y una camioneta de patrullaje terrestre persiguieron al pequeño barco pesquero. Como las aguas de la zona suelen ser poco profundas, los botes ilegales con frecuencia se montan en remolques que son llevados a la orilla por camionetas para recogerlos y huir.

Pero en esta ocasión “personal naval realizó maniobras de disuasión para tratar de asegurar el vehículo con la embarcación y detener a los presuntos infractores. Sin embargo, durante estas acciones fue impactado un vehículo de esta institución”. Fotografías del lugar muestran que la pickup que remolcaba al barco chocó la parte trasera de la camioneta de la Marina. Le siguió una trifulca cuando pescadores gritando rodearon y enfrentaron a los elementos de la Marina.

“Los presuntos infractores de la ley opusieron resistencia y se presentaron forcejeos con el personal naval, con el infortunado resultado de un disparo accidental de arma de fuego que provocó heridas a una persona”, dijo la Marina. Esto “ocasionó una concentración mayor de personas que agredieron a los elementos navales, mismos que se retiraron para evitar una confrontación”.

Sunshine Rodríguez, líder de los pescadores en San Felipe, dijo que el pescador herido estaba hospitalizado y que su condición era crítica. Agregó que otros dos residentes resultaron levemente heridos por disparos cuando los residentes enfrentaron a los elementos en la protesta subsiguiente. Rodríguez dijo que los dos heridos habían sido atendidos y dados de alta con lesiones que no ponían en riesgo su vida.

Rodríguez reconoció que, a partir del 23 de marzo, los pescadores de San Felipe decidieron violar la prohibición total de la pesca con red agallera en el área, en parte porque el gobierno dejó de hacer los pagos compensatorios en noviembre, antes de que López Obrador asumiera el poder el 1 de diciembre.

“Esta es una bomba de tiempo que dejó la administración pasada”, dijo Rodríguez. “Saben que no tenemos el sustento para sobrevivir más de 100 días sin pago”.

Rodríguez dijo que los pescadores quieren que se reestablezca la pesca con red en 80% del hábitat de la vaquita marina, en donde se ha avistado al mamífero marino durante años. Pidió que el gobierno contratara a los barcos pesqueros que quedan para que hicieran un patrullaje constante en 20% de la reserva restante en donde al parecer se han reunido las últimas vaquitas marinas.

Los expertos afirman que las redes agalleras tienen que prohibirse permanentemente en el área si se espera que la vaquita marina y el totoaba, también en peligro de extinción, sobrevivan.

Publicidad

Publicidad