EFE

En la norteña región albanesa de Puka, caracterizada por la belleza de su naturaleza casi virgen, algunos vecinos intentan vivir del turismo en contra de sus costumbres y tradiciones ancestrales, según las cuales los viajeros son huéspedes a los que honrar y no clientes.