Brasil Internacionales -  29 de mayo 2019 - 22:55hs

Policía Federal de Brasil investigará matanza de 55 reclusos en prisiones

La Policía Federal (PF) de Brasil investigará el reciente asesinato de 55 reclusos en el estado de Amazonas (norte del país), informó este miércoles el Ministerio de Justicia y Seguridad, que considera lo ocurrido una "grave violación de derechos humanos".

"Hay indicios de que la organización criminal conocida como Familia del Norte (FDN), que tiene ramificaciones en otros estados, ha ordenado los asesinatos en los presidios de Manaus" (capital de Amazonas), afirmó en un comunicado el ministerio.

"Los crímenes ocurridos representan una grave violación de los derechos humanos", añadió el ministerio, que al ordenar la investigación de la PF busca reprimir este tipo de organizaciones criminales, así como el "tráfico internacional de drogas".

La FDN es una facción que existe hace poco más de una década y concentra sus actividades en la frontera norte del país, un lugar estratégico por ser una de las puertas de entrada de la cocaína, según estudiosos de las organizaciones criminales en Brasil.

Las investigaciones preliminares indican que las muertes de esta semana se produjeron tras una ruptura entre miembros del mismo grupo.

A diferencia de los órganos federales, las autoridades del estado de Manaus se resisten hasta hoy a reconocer que el FDN sea una organización criminal robusta y sofisticada, como lo son el Primeiro Comando de la Capital (PCC, Sao Paulo) y el Comando Vermelho (CV, Rio de Janeiro), las dos mayores mafias narcotraficantes de Brasil.

"No tenemos aquí un grupo organizado de esa manera. Las situaciones que ocurren aquí, de formación de esos grupos, ocurren, pero no de la forma en la que otras facciones de Brasil se han organizado", afirmó este miércoles el gobernador de Amazonas, Wilson Lima, al periódico O Globo.

Nueve presos sospechosos de comandar la matanza fueron trasladados a cárceles federales de máxima seguridad, detalló el gobierno federal, que aislará a un total de 26 reclusos al cabo de esta semana.

Las 55 muertes se produjeron en un período de dos días: 15 presos fueron asesinados el domingo en el Complejo Penitenciario Anísio Jobim (Compaj), a 28 km de la capital Manaus, y otros 40 murieron el lunes, en cuatro prisiones diferentes, incluyendo el Compaj.

Lima afirmó que "la mayoría (de las muertes) fueron por asfixia, con cuerdas y sábanas. Y no hubo ninguna fuga".

Hace tan sólo dos años, el Compaj fue escenario de otra masacre, con 56 muertos, una de las mayores en la historia del país.

De forma generalizada, las cárceles en Brasil están dominadas por facciones criminales, que se aprovechan de la superpoblación y de las condiciones infrahumanas de detención para ejercer su poder también tras las rejas.

Con más de 720.000 personas presas, Brasil tiene la tercera mayor población carcelaria del mundo, después de Estados Unidos y China.

mel/mls

En esta nota: