AFP

Hace un año, un ingeniero retirado se sentó con una mesa en una plaza de Rio de Janeiro ofreciendo clases a quienes lo necesitaran. Un año después, unos 300 estudiantes de todas las edades acuden a clases gratuitas que dan a diario voluntarios en varias plazas de la ciudad.