Brasil: Cámara aprueba reforma de las jubilaciones

AP

La cámara brasileña le dio este miércoles un espaldarazo al gobierno de Jair Bolsonaro y aprobó de forma general el proyecto de reforma de las jubilaciones, una iniciativa considerada vital para reactivar la economía que ahora pasará al Senado.

Por cómoda mayoría, 379 votos favorables a 131 negativos, los parlamentares dieron luz verde al proyecto que cambia las reglas para jubilarse, impone edades mínimas de 65 años para los hombres y 62 para las mujeres que trabajan en el sector privado e incrementa las contribuciones de los trabajadores activos.

Publicidad

En el sistema actual, los brasileños no se jubilan por edad mínima, sino de acuerdo a su tiempo de contribución, que puede oscilar entre los 30 y 35 años, con lo cual el proceso en promedio ocurre a partir de los 50 años de edad.

El gobierno de Bolsonaro celebró el “primer paso” de la reforma de las jubilaciones, una reforma impopular que ha presentado a la sociedad como necesaria para garantizar la jubilación de futuras generaciones y para sanear las cuentas públicas.

Publicidad

“Gran día. Brasil está cada vez más cerca de entrar en el camino del trabajo y de la prosperidad”, tuiteó el presidente Bolsonaro tras las votación.

Tras la aprobación del proyecto en forma general, los legisladores comienzan a analizar en detalle este miércoles los ítems del proyecto y volverán a votar, pudiendo hacerle enmiendas. Una vez que se cierre el trámite, el proyecto pasará al Senado.

Para que la reforma se convierta en ley, necesitará el visto bueno de dos tercios del Senado, que tratará el proyecto a partir de agosto.

En la víspera de la votación, el mercado había mostrado optimismo con una suba de la bolsa y la cotización del dólar en retroceso, que cerró el día en su valor más bajo desde febrero.

El gobierno debió retroceder en su plan original de aprobar una reforma más audaz hasta llegar al proyecto actual, que prevé una economía de 225 mil millones de dólares por los próximos diez años, según cálculos oficiales.

“Es un momento histórico. Las reformas llegan para reducir desigualdades”, celebró Rodrigo Maia, presidente de la Cámara.

Movimientos sociales y sindicatos han levantado la voz contra la reforma, que consideran condenará a muchos trabajadores a trabajar “hasta su muerte”.

Este miércoles miles de personas se manifestaron en Sao Paulo frente al Museo de Arte. El mes pasado, Bolsonaro enfrentó el primer paro general contra su gestión, convocado en rechazo a la reforma.

Publicidad

Publicidad