AFP

Bajo las espesas copas del bosque atlántico de Brasil se están uniendo tramos de caminos que permitan ir andando por un único sendero de 8.000 kilómetros de una punta a otra del país, para promover el turismo y el cuidado del medioambiente.