AFP

El regulador del comercio mundial de vida salvaje limitó drásticamente el martes la venta al extranjero de elefantes de África capturados en la naturaleza, para zoos o parques recreativos, una decisión celebrada por las oenegés como un gran avance.