Sao Paulo Internacionales -  19 de diciembre 2019 - 16:09hs

Presentan cargos contra seis sospechosos de hackear teléfonos de la Lava Jato

La Policía Federal de Brasil presentó cargos contra seis personas sospechosas de piratear los teléfonos móviles de varias autoridades, entre ellas el ministro de Justicia del país, Sergio Moro, y algunos fiscales de la operación Lava Jato, informaron este jueves fuentes oficiales.

Entre los procesados está Walter Delgatti, señalado como uno de los principales articuladores del pirateo de los móviles de diversas autoridades, sobre todo de los fiscales de la Lava Jato y de Sergio Moro, cuando aún ejercía como juez en primera instancia de esa vasta operación anticorrupción.

Delgatti admitió en una declaración ante la policía haber accedido a las cuentas particulares de los fiscales jefes de la Lava Jato en la aplicación de mensajería Telegram, pero también a las de "centenares" de otros procuradores, jueces, comisarios y periodistas.

La Policía confirmó que las investigaciones "fueron concluidas" y "remitidas a la Justicia Federal de Brasilia" para seguir el trámite del caso, que está bajo secreto de sumario.

Los investigadores consideraron que hay "indicios" de que los acusados cometieron varios delitos, como asociación ilícita e interceptación de comunicación telemática.

Los seis individuos implicados ya se encuentran detenidos en Brasilia, después de que la policía llevara a cabo operativos entre julio y septiembre para "desarticular una organización criminal que practicaba delitos cibernéticos".

De acuerdo a las autoridades, las actividades ilícitas del grupo, que incluían estafa y fraudes bancarios, entre otros tipos de delitos cibernéticos, podrían haber afectado a unas 1.000 personas.

En la declaración, Delgatti también explicó que pasó los mensajes "sin ningún tipo de edición" al portal The Intercept Brasil, dirigido por el periodista estadounidense Glenn Greenwald y que publicó una serie de reportajes que puso contra las cuerdas la conducta de Moro cuando todavía era juez.

Muchos de los diálogos filtrados por The Intercept Brasil cuestionan la imparcialidad del hoy exjuez en sus acciones en la Lava Jato, como los juicios contra el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, condenado dos veces y quien pasó un año y siete meses en la cárcel por corrupción.

Tras los reportajes, Moro, quien en 2017 dictaminó una pena de nueve años y seis meses de prisión a Lula por corrupción tras dar por probado que recibió un apartamento en una playa de Sao Paulo a cambio de favores políticos a la constructora OAS, llegó a ser citado a esclarecer las acusaciones ante el Senado.

En ese momento, Moro denunció que un "grupo criminal" pretendía "atacar" a "las instituciones" y sobre todo a la "lucha contra la corrupción" que él encarnó como juez.

Asimismo, negó que hubiera acordado acciones de la Lava Jato con los fiscales del Ministerio Público, aunque admitió que conversaba con ellos sobre la marcha de los procesos, y dijo que también lo hacía con los abogados responsables de la defensa de todos los "centenares" de acusados.

"Eso es normal en la tradición jurídica de Brasil y de otros países", expresó en aquel entonces el ahora ministro. 

FUENTE: EFE

En esta nota: