EFE

La ciudad palestina de Belén, cuna del cristianismo, ha quedado bloqueada por el coronavirus, sin turistas, con su población confinada y sus calles casi vacías desde hace cuatro días.