La Policía continúa investigando si la acusada actuaba con cómplices.

EFE

Una mujer tailandesa ha sido acusada del asesinato de una niña de cuatro años a su cargo y del intento de homicidio de su propio hijo de dos a los que presuntamente envenenaba para hacerlos pasar por enfermos y pedir donaciones en internet.

La acusada, identificada como Nittha W., tenía en sus cuentas bancarias 15 millones de bat (unos 480,000 dólares o 420,000 euros) poco antes de ser detenida el pasado 18 de mayo en Bangkok acusada de homicidio, maltrato, trata de personas y fraude, según reveló la policía.

Publicidad

Nittha W. comenzó a pedir donaciones y vender artículos en internet tras asegurar que la niña, llamada Yim y fruto del embarazo no deseado de una adolescente que la había entregado a la mujer para que la cuidara, tenía una "enfermedad rara" por la que había tenido que ser ingresada en el hospital siete veces desde diciembre de 2018, detalla la investigación.

Los médicos del hospital de Thammasat en Bangkok, donde Yim fue tratada, indicaron en una rueda de prensa a finales mayo que la menor terminó falleciendo en agosto de 2019 debido a un sangrado gastrointestinal alto, pero entonces nadie sospechaba nada.

Publicidad

Pronto también enfermó el hijo de Nittha W., Im, que fue admitido en el hospital de Thammasat el 13 de enero de este año con los labios quemados y vómitos de sangre, así como el esófago perforado, lo que levantó las sospechas de los médicos porque eran síntomas parecidos a los de Yim.

Cuando los médicos prohibieron las visitas al menor, éste se recuperó y fue dado de alta el 15 de mayo, tras lo cual alertaron a la Policía y el niño fue puesto bajo el cuidado del Ministerio de Desarrollo Social y Seguridad Humana.

Los médicos del hospital señalaron que los síntomas del niño son similares a los de pacientes intoxicados con cloro u otras sustancias corrosivas.

Según la investigación policial, la madre de Yim conoció a la acusada en las redes sociales y decidió entregarle a su hija al creer que Nittha era una farmacéutica y podía darle una vida mejor, si bien no se había formalizado la adopción.

Nittha abrió tres cuentas bancarias bajo el nombre de la madre de Yim que usó para recibir las donaciones y vender artículos en internet, incluidos mascarillas y termómetros.

La Policía continúa investigando si la acusada actuaba con cómplices.

El caso, que ha escandalizado e indignado a muchos tailandeses, ha puesto en evidencia los problemas que tienen las mujeres para abortar, las deficiencias del sistema de adopciones y la falta de apoyo estatal a personas vulnerables como las madres adolescentes.

"Queremos servicios de aborto que sean fácilmente accesibles a las mujeres con problemas que tienen que tomar decisiones informadas", señaló la comentarista política Sanitsuda Ekachai en el diario Bangkok Post.

Sanitsuda también pidió un sistema de adopciones más eficiente y un Estado del bienestar más sólido que reduzca la necesidad que tienen muchos tailandeses de vivir de la caridad y las donaciones.

"Para vivir con dignidad, la gente necesita un sistema de bienestar universal que respete los derechos, no caridad", sentenció la veterana periodista.

Publicidad

Publicidad