Los policías envueltos en este violento episodio argumentaron que el joven intentó huir de un control rutinario y que, por eso motivo, fue perseguido, dominado y preso.

EFE

Una nueva agresión cometida por policías generó indignación en Brasil, después de que saliera a la luz un video en el que aparece un agente presionando con su rodilla el cuello de un joven mestizo en Carapicuíba, en la región metropolitana de Sao Paulo.

En las imágenes, registradas la víspera por los vecinos de este municipio, aparece Gabriel Nunes Nonato de Sousa, de 19 años, cayendo al suelo desmayado después de ser inmovilizado por un policía militar que rodeó el cuello del joven con su brazo durante varios segundos.

Publicidad

Tumbado ya en el asfalto, uno de los agentes se arrodilló y presionó de nuevo el cuello del joven, una imagen que recuerda a la escena grabada por los móviles de los transeúntes que captaron los casi nueve minutos de agonía de George Floyd en Minneapolis.

Publicidad

Los policías envueltos en este violento episodio argumentaron que el joven intentó huir de un control rutinario y que, por eso motivo, fue perseguido, dominado y preso.

Por su parte, la Secretaría de Seguridad Pública afirmó que el caso está siendo analizado y que se adoptarán las medidas necesarias.

Ante la repercusión mediática de estas imágenes, el Gobernador de Sao Paulo, Joao Doria, anunció este lunes un programa para "reentrenar" a los policías y prevenir casos de violencia como los registrados en los últimos días en el estado más rico y poblado del país.

El gobernador explicó que el programa se iniciará en julio con el propósito de "reentrenar a todo el comando" para "evitar que este 1 % de malos policías, que insisten en utilizar la violencia innecesaria con la población pasen a comprender que esto es inaceptable".

La violencia policial repuntó este año en Brasil en medio de la pandemia. Según datos oficiales, el número de personas muertas a manos de policías militarizados creció en la región de Sao Paulo un 31 % entre enero y abril de 2020 con respecto al mismo período de 2019.

Tan solo en el mes de abril las muertes a manos de policías en Sao Paulo llegaron a 119, lo que supone un salto del 53 % respecto al mismo periodo del año anterior (78).

En Río de Janeiro, uno de los estados más golpeados por la violencia, aumentaron un 43 % solo en abril, cuando las operaciones policiales se saldaron con 177 muertos, de acuerdo con el Instituto de Seguridad Pública.

Uno de los casos mediáticos más recientes en Sao Paulo fue el de un joven negro de 15 años, muerto hace una semana supuestamente a manos de un policía brasileño que está actualmente arrestado.

El fallecimiento de este joven, encontrado sin vida y con dos tiros en la cabeza el pasado 14 de junio en el municipio de Diadema, provocó protestas en el barrio paulista de Vila Clara, vecino de la localidad donde ocurrió el suceso.

En la noche del lunes pasado, las protestas desembocaron en disturbios con la policía y se llegaron a incendiar siete autobuses del transporte público.

Durante estas manifestaciones se registraron, como mínimo, tres videos en los que aparecían agentes policiales agrediendo físicamente a ciudadanos.

Publicidad

Publicidad