AFP

La policía neerlandesa anunció el martes haber descubierto una "cárcel" clandestina integrada por siete contenedores, uno de los cuales era una sala de torturas, hallazgo que se produce días después del desmantelamiento en Europa de una extensa red de comunicaciones encriptadas.