Grandi pidió que la comunidad internacional preste ayuda a largo plazo

AP

El director de la agencia de la ONU a cargo de los refugiados exhortó a la comunidad internacional a ayudar al pueblo libanés tras la reciente explosión masiva en el puerto de Beirut.

Filippo Grandi, director de la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), añadió que su agencia está ofreciendo su capacidad y experiencia al pueblo libanés y que está dispuesta a ayudar al país como parte de una respuesta internacional.

Publicidad

Líbano está enfrentando múltiples crisis, como una corrupción endémica, divisiones políticas y dificultades económicas. Grandi pidió que la comunidad internacional preste ayuda a largo plazo.

“Todo esto es un problema más grande que el problema humanitario y este problema tiene que ser enfrentado por la comunidad internacional”, declaró el funcionario en entrevista con AP la noche del miércoles.

Publicidad

Grandi, en su primer viaje oficial desde marzo debido a la pandemia del coronavirus, visita Líbano dos semanas después de la catastrófica explosión en el puerto de Beirut que dejó por lo menos 180 muertos, 6.000 heridos y 300.000 desplazados. Fue el suceso singular más destructivo en la historia libanesa al ocasionar pérdidas de entre 10.000 millones y 15.000 millones de dólares.

Hay todavía unas 30 personas desaparecidas. Entre los fallecidos hubo 43 sirios, reflejo del estatus de Líbano como el país con mayor número de refugiados per cápita. Grandi indicó que entre los desaparecidos hay refugiados.

Más de un millón de refugiados sirios se encuentran en Líbano tras huir de la guerra civil en su país.

Grandi, que inspeccionó el lugar de la explosión el miércoles, afirmó que está sumamente consternado por el impacto que la crisis económica en Líbano está teniendo en los refugiados de Siria y otros países.

“Es hora de demostrarle a los libaneses, en su hora de dificultad, que la comunidad internacional está lista para responder”, aseveró.

El pequeño país ha sufrido un repunte de los casos de coronavirus, una crisis que se ha agravado a raíz de la explosión, que dejó inservibles a varios hospitales de Beirut.

Publicidad

Publicidad