El primer ministro de Trinidad y Tobago, Keith Christopher Rowley

EFE

El nuevo Gobierno de Trinidad y Tobago tomó posesión este miércoles, nueve días después de las elecciones generales, presidido por el primer ministro, Keith Christopher Rowley, quien optó en su gabinete por jóvenes con los que espera priorizar el aspecto socioeconómico del país caribeño.

Rowley, en el que es su segundo mandato, encabeza un gabinete de 22 miembros a los que pidió implementar políticas destinadas a cambiar significativamente las condiciones socioeconómicas en Trinidad y Tobago.

Publicidad

Rowley, quien llevó al gobernante Movimiento Nacional Popular (PNM) a la victoria en las elecciones generales del 10 de agosto sobre el principal Congreso Nacional Unido (UNC), de la oposición, inauguró un gabinete formado por políticos jóvenes y experimentados.

Entre ellos el ministro de Finanzas, Colm Imbert, así como la ministra de Planificación y Desarrollo, Camille Robinson-Regis y el Fiscal General Faris Al-Rawi.

Publicidad

También regresan al gabinete el ministro de Seguridad Nacional Stuart Young; el de Salud, Terrence Deyalsingh, y Shamfa Cudjoe como ministra de Deportes y Desarrollo Comunitario.

Entre las caras nuevas se encuentra Brian Manning, hijo del fallecido exprimer ministro Patrick Manning, quien se desempeñará como ministro en Finanzas.

Rowley dijo a los nuevos miembros del Gabinete que su mandato hay que verlo como 60 meses, "en lugar de años", y agregó que "a veces, cuando se cuenta este período en años algunas personas se duermen en los laureles".

"Tengan la seguridad de que a nadie en este Gobierno se le permitirá quedarse dormido porque... el desempeño será medido continuamente. Como primer ministro asumiré toda la responsabilidad", indicó.

Rowley dijo que el nuevo ministro de Relaciones Exteriores, Amery Browne, quien reemplaza a Dennis Moses, prestará juramento en una etapa posterior ya que se encuentra en cuarentena luego de haber regresado al país desde su puesto diplomático en Panamá.

Indicó que el nombramiento de Nyan Gadsby-Dolly como ministra de Educación con Lisa Morris-Julian como ministra de Estado, subraya su intención de renovar radicalmente el sector educativo.

"Pido a la comunidad que tome nota de que he puesto a los niños de la nación en manos de dos madres y confío en que no pueden estar mejor nombradas" ya que no solo "serán responsables" de su propia familia sino "también de la de los niños de Trinidad y Tobago".

Manifestó, además, que la "asignación más importante que esperaría que se llevara a cabo durante su mandato" es una reforma radical del plan de estudios del país desde la escuela primaria hasta la secundaria.

En su breve discurso, la presidenta de Trinidad y Tobago, Paula Mae Weekes, dijo que el electorado ha devuelto al poder al Gobierno que había "brindándole la oportunidad de continuar, completar, reorientar y, cuando sea necesario, corregir sus planes y políticas, incluso mientras concibe y ejecuta las nuevas".

"Quedan por abordar muchos asuntos, entre ellos, el autogobierno de Tobago, la reforma constitucional y la lucha contra el racismo", concluyó.

Publicidad

Publicidad