Policías argentinos intensifican reclamos de mejora salarial

AP

Cientos de policías intensificaron el miércoles sus protestas en varias localidades de la provincia de Buenos Aires, la más importante de Argentina, para que las autoridades den respuesta a su reclamo de mejores salarios y condiciones de trabajo en medio de la pandemia del nuevo coronavirus.

Las manifestaciones son protagonizadas desde el lunes por la noche por policías retirados y en actividad junto a sus familiares en municipios cercanos a la capital como La Matanza, Lanús, Adrogué y La Plata y otros del interior del distrito en momentos en que la inseguridad es la principal preocupación de la población.

Publicidad

El malestar de los efectivos se trasladó también a las cercanías de la residencia del presidente Alberto Fernández, en la localidad bonaerense de Olivos cercana a Buenos Aires, donde una docena de patrulleros se apostaron en calles adyacentes haciendo sonar sus sirenas.

Decenas de policías con uniformes agitaron banderas argentinas y tocaron bombos frente a la residencia del mandatario.

Publicidad

Fernández se refirió al reclamo en un acto oficial en el que afirmó que “este tema no se resuelve escondidos en patrulleros y tocando bocina".

Agregó que “se resuelve hablando frontalmente y gobierno nacional no se va a hacer el distraído, vamos afrontarlo junto al gobernador de la provincia de Buenos Aires”.

Cuestionó además que durante la pandemia afloren “las miserias de algunas almas” que buscan “aprovechar el momento” de crisis.

Los uniformados han dado a conocer un petitorio con más de una docena de reclamos, entre ellos un aumento salarial de al menos 56% para algunas categorías y más elementos de protección en un contexto de incremento de los contagios. También pidieron no ser sancionados por la protesta.

Los manifestantes de la fuerza de seguridad más numerosa del país sostienen que tienen que pagar el alcohol en gel de su bolsillo y que los compañeros de los agentes infectados no son aislados adecuadamente.

Sostienen que hay una “creciente disparidad” con los sueldos de los policías de la Ciudad de Buenos Aires y otros distritos del país ya que cobran menos por el mismo trabajo. Al respecto señalaron que hay oficiales que reciben 34.000 pesos (unos 430 dólares) al mes.

También exigen móviles policiales sin desperfectos técnicos y capacitación y entrenamiento permanente.

Carlos Bianco, jefe de gabinete del gobierno de la provincia de Buenos Aires, dijo que el Ejecutivo provincial dará a conocer entre el jueves y el viernes una decisión sobre los reclamos que incluirá un aumento salarial cuyo porcentaje no precisó.

“Coincidimos en que el salario está retrasado... el aumento que dimos en abril de 4.000 pesos (unos 52 dólares) fue un refuerzo pero con la inflación de los últimos meses se fue licuando y teníamos previsto mejorarlo”, dijo Bianco.

La inflación en los primeros siete meses del año fue de cerca de 16% mientras que 2019 registró un alza del costo de vida de 53,8%.

Los referentes de las movilizaciones esperaban ser recibidos por autoridades del área de Seguridad pero esa reunión parece difícil ya que los funcionarios advirtieron que no hay una negociación salarial porque por ley los policías no están sindicalizados y anunciaron que el gobierno dará a conocer su decisión por decreto.

Los funcionarios provinciales apuntaron además contra opositores de la alianza Juntos por el Cambio, del expresidente Mauricio Macri (2015-2019) como supuestos instigadores de la protesta policial.

Los uniformados lo negaron y aclararon que en la protesta participan agentes retirados y oficiales que cumplen tareas administrativas o que están fuera de servicio y que la seguridad está garantizada.

El reclamo se produjo pocos días después de que Fernández anunciara un plan contra la delincuencia para las localidades cercanas a Buenos Aires -crónicos focos de violencia-, que supone el despliegue de miles de efectivos y fondos por unos 480 millones de dólares.

La inseguridad aparece en varias encuestas como la mayor preocupación de los argentinos, por encima de la crisis económica y la pandemia.

El plan de seguridad prevé el despliegue de 3.957 efectivos, la formación de 10.000 nuevos policías a lo largo de 18 meses y la provisión de 2.200 nuevos móviles policiales.

Argentina ha reportado más de 500.000 casos del nuevo coronavirus y cerca de 10.500 decesos.

Publicidad

Publicidad