AFP

"¡Mi amor, es la clase de siempre!", grita una mujer a las puertas del colegio. No puede acompañar a su hijo dentro y sus indicaciones, amortiguadas por la mascarilla, son ya ignoradas por el niño, eufórico por ver a sus compañeros en el día en que casi millón y medio de escolares vuelven a clase en Portugal.