Armenia Internacionales -  9 de octubre 2020 - 19:42hs

Azerbaiyán y Armenia negocian en Moscú sobre Karabaj, pero siguen los combates

El encuentro de los jefes de las diplomacias de Armenia y Azerbaiyán , patrocinado por Rusia, continuaba el viernes en Moscú con la esperanza de poner fin al conflicto en la región separatista de Nagorno Karabaj, donde persisten intensos combates.

Las negociaciones tienen lugar desde hace siete horas. No hay señales de que se vaya a celebrar una rueda de prensa al cabo de la reunión. La portavoz de la diplomacia rusa, Maria Zajarova, no quiso hacer comentarios sobre el curso de las conversaciones.

Un portavoz del ejército armenio afirmó a la prensa que los combates continuaban a pesar de las negociaciones.

"Damos una oportunidad a Armenia de solucionar el conflicto pacíficamente. Es su última oportunidad", amenazó el presidente azerbaiyano Ilham Aliyev, en un discurso televisado antes del encuentro. "Regresaremos de todas maneras a nuestras tierras", señaló.

"Estamos listos para la reanudación del proceso de paz en relación con las recientes declaraciones de los presidentes y ministros de Relaciones del Grupo de Minsk", nombre dado al grupo de tres países mediadores (Rusia, Estados Unidos y Francia), declaró por su parte el viernes el primer ministro armenio, Nikol Pashinyan.

Azerbaiyán y Armenia, que hasta ahora hicieron oídos sordos a los llamados internacionales a la tregua, enviaron a sus ministros de Relaciones Exteriores a Moscú para sostener negociaciones, lo que da una primera esperanza de un cese de las hostilidades.

Los ministros Zohrab Mnatsakanian (Armenia) y Ceyhun Bayramov (Azerbaiyán), habían sido invitados por el presidente ruso, Vladimir Putin .

"Nos orientamos hacia una tregua esta noche o mañana, pero todo es aún frágil", afirmó el viernes a la AFP la Presidencia francesa, tras conversaciones telefónicas del presidente Emmanuel Macron con Pashinyan y Aliyev.

 Embed      

Antes de las negociaciones en Moscú, el primer ministro ruso, Mijail Michustin, se entrevistó con su homólogo armenio en Ereván este viernes.

Después de una noche de jueves relativamente tranquila, nuevas salvas de cohetes y explosiones fueron escuchadas en Stepanakert en la tarde del viernes por un periodista de la AFP en el lugar. Uno de los cohetes cayó a unos metros del cementerio de excomabtientes.

Bakú y Ereván señalaron que la situación seguía siendo tensa en el frente. Los dos adversarios afirman que están infligiendo varias derrotas al enemigo.

En su discurso televisado, el presidente azerbaiyano Aliyev anunció la toma de la ciudad de Hadrut, en el sur de Nagorno Karabaj, y ocho ciudades aledañas.

Las informaciones fueron calificadas de "delirio" por un portavoz de la presidencia de los separatistas.

Putin, quien conversó con Pashinyan y Aliyev, "insta al cese de los combates en Nagorno Karabaj por razones humanitarias, para poder intercambiar los cuerpos de los muertos y los prisioneros", según un comunicado del Kremlin del jueves por la noche en el que se anunciaban las negociaciones.

Desde el 27 de septiembre, esta región montañosa del Cáucaso es escenario de fuertes enfrentamientos entre los separatistas armenios de la república autoproclamada de Nagorno Karabaj y las fuerzas azerbaiyanas.

El viernes por la mañana, el balance ascendía a más de 400 muertos, incluyendo 22 civiles armenios y 31 azerbaiyanos. Pero sigue siendo muy parcial y Azerbaiyán no anuncia sus pérdidas militares. Ambos bandos afirman haber eliminado a miles de soldados enemigos.

En los últimos días, los combates se extendieron con bombardeos en zonas urbanas en los dos lados, y ambos bandos se acusan mutuamente de apuntar contra civiles. Según las autoridades separatistas, la mitad de los 140.000 habitantes de Nagorno Karabaj tuvieron que dejar sus hogares a causa de los enfrentamientos.

El jueves, una emblemática catedral armenia fue bombardeada dos veces en pocas horas y varios periodistas rusos resultaron heridos, uno de ellos de gravedad. El ejército azerbaiyano negó haber atacado el edificio.

Azerbaiyán está determinado a conquistar por las armas Nagorno Karabaj, una región separatista poblada esencialmente por armenios y asegura que solo la retirada de las tropas enemigas pondría fin a los combates.

En una región donde rusos, turcos, iraníes y occidentales tienen intereses, el temor es que el conflicto se internacionalice.

Turquía ya fue acusada de participar con hombres y armas en el conflicto, apoyando a Azerbaiyán.