AFP

En vez de realizar un esfuerzo titánico para recorrer a pie el segundo glaciar más grande de Islandia, que todas las previsiones apuntan a que desaparecerá para finales de siglo, una compañía islandesa ha ideado un autobús para que los turistas lo visiten cómodamente sentados.