AFP

Frente a la brutalidad de la pandemia de coronavirus, que se ha cobrado casi dos millones de vidas en un año, los creyentes de todo el mundo buscan consuelo y esperanza en la oración.