Armin Laschet Internacionales -  17 de febrero 2021 - 15:21hs

En Alemania, el heredero de Merkel se desmarca de su prudente gestión sanitaria

No tratar más "a los ciudadanos como si fueran niños": presentado como el heredero de Angela Merkel , el nuevo líder de la CDU, Armin Laschet , se distancia de la gestión sanitaria de la canciller.

Elegido un mes atrás jefe del partido Demócrata Cristiano (CDU), Laschet todavía brega para poder despegar en las encuestas, a siete meses de la consulta que marcará el fin de la era Merkel.

Previo a dos elecciones regionales cruciales programadas para mediados de marzo, Laschet, quien el jueves cumple 60 años, decidió desmarcarse de la líder alemana, moderada como él y que desde el comienzo de la pandemia mantiene una gestión prudente.

"No podemos seguir inventando nuevos límites para evitar que la vida continúe", señaló Laschet el lunes de noche ante el comité económico de su formación política en Baden-Würtemberg, uno de los dos 'lands' llamados a las urnas el 14 de marzo.

Laschet cuestionó el umbral de 35 nuevas infecciones cada 100.000 habitantes, establecido por la canciller y líderes regionales, por debajo del cual sería posible permitir más flexibilicaciones.

"No podemos mesurar toda nuestra vida solamente con resultados de incidencia", señaló, criticando la tendencia a "tratar a los ciudadanos como a niños".

Laschet "dice muy alto lo que muchos piensan", añadió el popular diario Bild, muy crítico con la política sanitaria del gobierno.

Pero, el líder de la región más poblada de Alemania, Renania del Norte-Westfalia, Laschet participó el 10 de febrero en la sesión de negociación con Merkel y apoyó sus medidas.

Gobierno y líderes regionales acordaron luego extender las restricciones hasta el 7 de marzo, con posibles flexibilizaciones para negocios no esenciales y museos, en particular donde la incidencia sea menor a 35 casos.

Pero, ahora Laschet cuestiona ese umbral de nuevas infecciones.

Este miércoles, la tasa en Alemania fue de 57 casos, con tres 'lands' con menos de 50, incluido Berlín.

Sin embargo, continúa el estado de alerta, con controles en varias fronteras para contener las nuevas variantes contagiosas. La británica representa actualmente más del 20% de los contagios constatados en Alemania, afirmó el ministro de Salud, Jens Spahn.

Este distanciamiento de la política sanitaria alemana es apoyado por los dirigentes de la CDU, para quienes desde hace tiempo es necesaria una "estrategia de apertura", considerando otros indicadores además de la tasa de incidencia, como "el desempeño de los centros sanitarios y hospitales".

Más inquietante en vistas de la formación de una coalición con ecologistas en septiembre para liderar Alemania, puesto que los Verdes también se han distanciado del líder conservador.

Laschet cometió un "error", considera el politólogo Oskar Niedermayer (de la universidad Libre de Berlín).

"El creciente descontento de los electores fue causado más por el caos con la vacunación que por el disgusto por el confinamiento", indicó a la AFP. Esta "media vuelta refuerza todavía más la imagen que proyecta, de político sin una línea clara para la gestión de crisis".

El dirigente conservador ya había bregado contra medidas demasiado estrictas durante la primera oleada de la pandemia en la primavera (boreal) de 2020, para luego cambiar de opinión ante la aparición de varios focos de contagio en su región.

La candidatura conservadora debe decidirse en la primavera (boreal), tras las elecciones regionales, entre Laschet y el bávaro Markus Söder que, pese a ser favorito en las urnas defendió nuevamente este miércoles una mayor vigilancia sobre el virus.

En esta nota: