Guatemala Internacionales -  7 de noviembre 2020 - 12:11hs

Buscan cuerpos en Guatemala mientras Eta va hacia Cuba

Rescatistas en Guatemala excavaban en el lodo y los escombros en busca de aproximadamente 100 personas que se teme fueron sepultadas por un deslave masivo azuzado por las lluvias, al tiempo que los remanentes del huracán Eta se fortalecieron el sábado en la madrugada mientras se dirigen a Cuba.

Se pronostica que Eta se volverá a convertir en tormenta tropical el sábado durante su desplazamiento por el Caribe, ante lo cual el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos emitió alertas de tormenta tropical para el noroeste de las Bahamas, el sur de Florida y los cayos de ese estado. Se prevé que el centro de Eta se aproxime a las Islas Caimán el sábado, se ubique cerca de Cuba el sábado por la noche y el domingo, y se acerque a los cayos de Florida o al sur de la entidad ese día por la noche.

En Centroamérica , a la que Eta azotó el martes como un huracán categoría 4 antes de debilitarse a depresión tropical, las autoridades desde Panamá hasta México aún inspeccionaban los daños causados por inundaciones y deslaves tras días de lluvias torrenciales. La cifra confirmada de fallecimientos era de docenas y se prevé aumente.

El viernes, equipos de búsqueda en Guatemala extrajeron los primeros cadáveres que dejó un deslave en San Cristóbal Verapaz, pero las labores avanzaban con lentitud y la ayuda llegaba a cuentagotas. Primero los equipos tuvieron que superar múltiples deslaves y lodo profundo tan sólo para arribar al lugar donde las autoridades calculan que unas 150 viviendas fueron devastadas.

En la vecina Honduras, María Elena Mejía Guadron, de 68 años, murió cuando las aguas lodosas del río Chamelecón inundaron el vecindario Planeta en San Pedro Sula el jueves antes del amanecer.

Mirian Esperanza Nájera Mejía había evacuado su vivienda durante la noche con sus dos hijos y Mejía, su madre. Pero aunque sujetó firmemente a sus hijos, la corriente arrastró a Mejía.

Nájera siguió buscando desesperadamente a su madre el viernes en la mañana. Pero el cuerpo de Mejía fue recuperado más tarde y trasladado a la morgue, donde sus parientes la identificaron.

“Cuando comenzó la inundación toda la familia iba saliendo de su casa”, dijo Nery Solís, una amiga de la familia. "Mirian iba con sus dos hijos y de repente los agarró fuerte la corriente y no pudo sacar a su mamá”.

La familia transportó el cuerpo de Mejía el viernes a la ciudad de Copán, en el oeste del país. El entierro fue programado para el sábado.

En el sur de México, al otro lado de la frontera con Guatemala, 19 personas murieron luego que intensas lluvias cuyo origen se atribuye a Eta provocaron deslaves y crecidas en arroyos y ríos, según Elías Morales Rodríguez, funcionario de defensa civil del estado de Chiapas.

El peor incidente en México ocurrió en el municipio montañoso de Chenalhó, donde 10 personas fueron arrastradas por un arroyo crecido debido a la lluvia; sus cadáveres fueron encontrados posteriormente río abajo. El Servicio Meteorológico Nacional indicó que la amplia circulación de Eta está provocando lluvias de intensas a torrenciales en la península de Yucatán y el sureste del país.

Pero el deslave masivo en las montañas centrales de Guatemala amenazaba con duplicar la cifra de muertes en Centroamérica en una comunidad remota.

El viernes por la noche, el portavoz del Ejército Rubén Tellez dijo que soldados y miembros de la comunidad habían recuperado los primeros tres cadáveres. Cientos de toneladas de lodo, piedras y escombros sepultaron a otros.

Los rescatistas lucharon durante horas el viernes para llegar al sitio desde dos aproximaciones distintas. Deslaves más pequeños bloquearon carreteras y diezmaron el camino de tierra que conduce a la localidad de Queja en la base del deslave. La comunidad indígena de unos 1.200 habitantes consistía de viviendas sencillas de madera y techos de estaño en la ladera de la montaña.

La depresión tropical Eta se ubicaba a 445 kilómetros (275 millas) al oeste-suroeste de la isla Gran Caimán el viernes por la noche. Se desplazaba con rumbo noreste a 19 km/h (12 mph) y tenía vientos máximos sostenidos de 55 km/h (35 mph).

El huracán Eta llegó al noreste de Nicaragua luego de días de lluvias torrenciales conforme se acercaba lentamente hacia la costa. Su avance lento y sinuoso hacia el norte a través de Honduras provocó que los ríos se desbordaran e inundaran vecindarios en los que las familias tuvieron que refugiarse en los techos para aguardar a que las rescataran.

El gobierno hondureño calcula que más de 1,6 millones de personas han resultado afectadas. Indicó que el viernes se efectuaban rescates en San Pedro Sula y La Lima, pero había muchas necesidades y los recursos eran limitados.

El Departamento de Estado de Estados Unidos informó en un comunicado el viernes que cuatro helicópteros estadounidenses de la Base Aérea Soto Cano cerca de Tegucigalpa habían volado a San Pedro Sula para participar en las operaciones de rescate. Helicópteros norteamericanos también daban apoyo en Panamá, donde las autoridades confirmaron cinco fallecimientos en la provincia occidental de Chiriquí, fronteriza con Costa Rica.